Las Damas del Parchís

Estoy agobiada. Silencia tu ruido mental

Sale un 5 y un 2. Cuento 5 y me como una, cuento 20 y entro en las casillas de llegada. Sumo 2 y entro en la meta, cuento 10 y me como otra. Cuento 20 y ya tengo otra ficha en las casillas de llegada.

¿Qué ha pasado dice mi hermana? ¡Si solo me he distraído un minuto y tengo dos fichas en casa y tú estás casi acabando!

La damas del parchís juegan cada noche una partida al parchís online.

Todo empezó durante los días de Navidad, días de recogimiento en casa sin poder visitar a la familia, ni poder ir de vacaciones, debido a la pandemia. Era la mejor manera de compartir momentos sin estar juntos físicamente.

Los días pasaron, pero el juego se convirtió en una rutina, y aunque se terminaron las fiestas y empezamos a trabajar, cada día jugábamos una nueva partida.

Un día mi hermana dijo, esto es un vicio, desde que jugamos que no veo mi serie.

―!Ni yo! ―añadió mi amiga.

Pasaron uno cuantos días más, y aunque seguíamos jugando el juego parecía desarrollarse más lentamente. Un día mi hermana confesó: “estoy viendo la serie mientras juego con vosotras”.

―!Yo también! ―añadió mi amiga.

Yo me quedé asombrada, ahora entendía porque jugábamos más lento.

Me pareció muy curiosa la situación, pero no tardé en darme cuenta de que no era tan extraña. No somos capaces ni de relajarnos en situaciones que deberían ser de relax. Observar el tablero mientras mueven los demás, puede ser aburrido, y más aún, cuando jugamos cuatro. Estamos acostumbrados a la multitarea y a intentar aprovechar el tiempo y no somos capaces de parar ni cuando estamos en modo relax.

Lo más curioso, es que después nos quejamos de que no podemos parar y que estamos tan cansados que la vida no nos da para más.

Mientras estaba en el mundo de mis pensamientos, vibró el móvil, me tocaba tirar. Moví ficha y aparté la mirada del tablero, y me di cuenta de que yo también tenía la televisión encendida, aunque no estaba mirando nada y no le hacía ningún caso, me hacía compañía. En definitiva, parece que yo tampoco era capaz de estar jugando en silencio, necesitaba ese ruido de fondo para acompañar mi propio ruido mental, o quizás para no escucharlo, todavía no lo tengo claro.

Ahora me doy cuenta de que nos hemos acostumbrado a la multitarea y que además la sociedad nos lo pone muy fácil. Conducimos mientras escuchamos la radio, cocinamos mientras discutimos, hacemos cola mientras consultamos el móvil, incluso ahora leemos los libros escuchándolos, así podemos “leer” y aprovechar a hacer otras cosas, bajo la falsa creencia de que aprovechamos el tiempo, cuando en realidad, estamos perdiendo la posibilidad de disfrutar de ese tiempo, de ese momento.

Y funcionamos en piloto automático, en un modo que no nos permite ni parar cuando pensamos que estamos parados.

 “…pobrecita cansada la vida queda. Como no voy a cansarla si no paro y nunca dejo de correr”

El Secreto de Las Tortugas. Maldita Nerea

¿Te relajas cuando te relajas? ¿O sigues funcionando igual, sin darte cuenta? La sensación de que eres capaz de hacer varias cosas a la vez o de querer aprovechar el tiempo solo te lleva a no disfrutar de las cosas que haces, y a pasar por la vida, sin darte cuenta. Además, cuando crees que descansas, ese propio descanso te genera estrés. Energía negativa que al final acabas pasando a alguien en alguna discusión. Solo si eres consciente de ello, podrás cambiar y aprender a vivir con más paz interior.

 

Si quieres disfrutar de historias nuevas y de contenido exclusivo, subscríbete a la newsletter.

Si quieres acompañamiento individual, contacta conmigo.

Si te ha gustado ¡Compártelo!

10 comentarios en «Las Damas del Parchís»

    1. Totalmente de acuerdo. Yo suelo hacerlo sobretodo de lunes a viernes Pero el finde intentó disfrutar de las horas y practicar el una cosa detrás de la otra y si hoy no apetece o se termina mañana será otro día ;). Espero en breve aplicarlo a todos los días de la semana .. SI YO PUEDO TÚ TAMBIÉN 🙂

      1. Gracias Natalia! Como tu dices, es un aprendizaje que hay que hacer poco a poco. Tenemos la creencia que si no hacemos todo lo que podemos perdemos el tiempo cuando en realidad perdemos nuestro tiempo cuando no disfrutamos de él. Lo conseguiremos!!! Un abrazo

  1. Si no estamos en modo multitarea parece que nos perdamos algo, que se nos pasen cosas, ya no sabemos disfrutar de la lentitud, de enfocarnos en lo que estamos haciendo, no creeras que estoy escribiendo esto sin estar haciendo otra cosa?

    1. Gracias Joaquin. Muy cierto lo que dices, si no hacemos multitarea parece que perdemos el tiempo, o nos sentimos mal por no aprovecharlo lo suficiente, cuando en realidad perdemos la oportunidad de vivir ese tiempo, perdiendo la consciencia sobre el momento presente. Te animo a que vayas probando de hacer solo una cosa a la vez, disfrutando de ello. Eso es mindfulness. Un abrazo

  2. Buenos días! Una historia sencilla que refleja muy bien la sociedad en que vivimos. Os comparto una fórmula: PRODUCTIVIDAD = 100% FOCO EN UNA ÚNICA ACTIVIDAD (sea trabajo, sea un paseo, sea una comida con amigos,…), disfrutemos y saboreemos cada momento. Un abrazo

  3. Me veo totalmente reflejada! Si paro, tengo la impresión de estar perdiendo el tiempo. Si veo falta de pro-actividad, me pongo de los nervios…gracias por hacer que sea consciente de lo mucho que me queda por aprender. Un abrazo.

    1. Gracias Alicia! Esa creencia de que tenemos que estar haciendo! Son creencias que tenemos muy inculcadas y de las que no nos damos cuenta. Poco a poco, pasito a pasito iremos aprendiendo. Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Gemma Jodas Farrés
Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales es para gestionar la consulta que realizas en este blog.
Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información
Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor de web y email OVH y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con la RGPD
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@desbordadasanonimas.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Estoy agobiada. Silencia tu ruido mental